Todos conocemos al típico amigo al que no le importa ir a donde queramos ir nosotros. El que contesta “Me da igual” o “La que más os guste” cuando preguntamos qué película vamos a ver. También conocemos al compañero de clase o de trabajo que decide por los demás. El que dice “Te cojo esto” en lugar de “¿Me prestas esto?”.

La forma más saludable de expresarse y relacionarse con los demás está, como de costumbre, en un punto intermedio. La llamada asertividad es un conjunto de habilidades sociales que nos ayudan a conseguir nuestros objetivos respetando a los demás. En Psicólogos Castellón Benicarló Som Teràpia.

Distintas formas de comunicarse

En pocas palabras, existen tres estilos de comunicación: el pasivo, el agresivo y el asertivo. Como hemos visto, las personas pasivas dejan que otros decidan por ellas. Hay quien saca partido y se aprovecha. Puede ser un jefe que siempre pide trabajo extra al mismo empleado sabiendo que no se negará, o un compañero de clase que pide los apuntes sistemáticamente a quien está seguro que se los dará sin rechistar. Este estilo pasivo puede resultar “cómodo” para los que están a su alrededor, pero resulta frustrante para la persona pasiva, que no consigue lo que quiere. No expresa sus gustos, no sabe decir “no” y puede sentirse enfadado consigo mismo o tener una imagen pobre de sí mismo.

En el otro extremo tenemos el estilo agresivo. Esta persona sí consigue lo que quiere, aunque para ello tenga que perjudicar a otras personas. En otras palabras, imponen su criterio. Si salimos por ahí acabaremos yendo al sitio que él o ella elija y si quiere pedir de la carta en lugar del menú del día que es más económico, pediremos de la carta. Aunque pueda parecer un estilo beneficioso porque nos ayuda a satisfacer nuestros deseos tiene una gran pega: el rechazo social. Las personas que están a su alrededor se cansan de imposiciones, de la tensión cada vez que se elige algo y del enfado que supone no hacer lo que él o ella quiere.

Asertividad: la forma más eficaz

En el punto intermedio seguimos teniendo el estilo asertivo. Esta forma de comunicarnos aumenta las probabilidades de alcanzar nuestras metas sin herir a los demás. No sólo eso, también nos hace sentirnos bien con nosotros mismos porque nos da el control, nos ayuda a resolver problemas y nos hace estar agusto al relacionarnos con otras personas.

Cómo ser asertivo

Para conseguir un estilo asertivo tenemos que mejorar nuestras habilidades sociales mediante entrenamiento. Existen varias áreas como la forma más eficaz de hacer peticiones, la manera más adecuada de recibir o hacer una crítica o aprender a decir “no” a algo que no queremos hacer realmente.

asertividadEstas sesiones de entrenamiento pueden ser individuales o grupales y lo que ocurre en ellas es básicamente lo siguiente. Imaginemos que en la sesión de hoy se aprenderá a hacer peticiones. En primer lugar el psicólogo discute con el grupo o la persona sus creencias sobre pedir cosas a los demás. Hay personas que creen que no deben pedir favores a menos que sea por extrema necesidad, que “queda mal” o se están aprovechando. Otros pueden pensar que cuando piden un favor la otra persona está obligada a decir que sí. Estas ideas se debaten para ver qué hay de cierto en ellas y si nos ayudan o nos limitan a la hora de relacionarnos socialmente.

En segundo lugar, el psicólogo explica cuál es la mejor manera de pedir algo, como la “fórmula” de palabras que es más aconsejable utilizar. Después se practica para que la persona o el grupo se familiarice.

Por último, esta “fórmula” se practica en una situación real. El psicólogo pregunta en qué situaciones tienen dificultades para pedir cosas y se representa de la forma más parecida posible. La práctica es esencial para llegar a ser expertos en cualquier cosa. También aquí es muy importante.

Muchas de las sesiones acaban con tareas para realizar hasta la siguiente sesión, si así lo cree necesario el psicólogo.

Cualquier habilidad se puede mejorar

Es posible que te sientas identificado con el estilo pasivo o el agresivo, o que simplemente quieras mejorar algunos aspectos de tus habilidades sociales. Si es así, no dudes en contactar con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.