Cuando pensamos en el término “obsesión” suelen venirnos a la cabeza escenas de películas o series en las que los personajes pasan un tiempo exagerado limpiando, sienten la necesidad de ordenar cada habitación de acuerdo con su lógica particular o parece que llevan a cabo alguna clase de juego en el que no pueden pisar rayas, su ropa solo puede ser de determinados colores, tienen que tocar objetos cierto número de veces, entre otros muchos ejemplos.

Algunas obsesiones generan tanta ansiedad que la persona acaba cediendo al impulso de realizar determinadas conductas. Puede ser visibles, como las mencionadas en el párrafo anterior, pero también pueden ser mentales y, por lo tanto, no observables para los demás. Esto quiere decir que puede tratarse de repetir mentalmente una frase, una imagen o reflexionar sobre algo tratando de encontrar respuestas o soluciones.

Las obsesiones y lo que hacemos con ellas

Dependiendo de aquello que me preocupe, haré unas cosas u otras para no sentirme tan mal, aunque no soluciona el problema, porque volverá a aparecer la obsesión y volveré a hacer lo mismo.

Veamos un listado con las diferentes obsesiones y lo que nos llevan a hacer:

¿Te sientes identificado con alguna de estas preocupaciones? Si es así e inviertes mucho tiempo y esfuerzo en ella hasta el punto de que te genera malestar emocional y parece que esta preocupación rige tu vida, no dudes en contactar con nuestro equipo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.